Expertos en restauración de TV y sofá

 In Social Media

Expertos en restauración de TV y sofá – Opiniones en internet y redes sociales.

Este pasado verano se puso de moda compartir tickets de restaurantes que no nos habían complacido según nuestras expectativas, mejor dicho tuvo repercusión, ya que desde que existen las redes sociales se publican tickets.

Esto ha hecho que muchos usuarios del mundo virtual hayan puesto el foco (si no lo estaban ya) en creerse con un conocimiento divino y compartir algo más que sus experiencias, su opinión sobre muchos elementos que van más allá de si ha gustado una paella o si el calamar estaba en su punto.

La TV, la caja tonta que nos vuelve list@s, además ha hecho a mucha gente que se creyera tod@ un “Chicote” como experto en la gestión de restaurantes o de cómo debe elaborarse y servirse cada plato. Programas como TopChef, MasterChef y Pesadilla en la cocina han ayudado mucho. El mero entretenimiento del reality show televisivo ha pasado a creernos que nos daban clases magistrales de restauración.

Con todos estos elementos y la observación de opiniones recientes en redes sociales y de reputación online, vemos que en muchos casos ya no se opina si nos ha gustado más o menos la comida (que para eso hemos ido al restaurante, a comer) sino que se opina de cómo debe gestionarse el establecimiento, como deben trabajar los camareros, que precio debe tener cada plato, etc. Como si fuéramos unos expertos en enseñar a gestionar el restaurante al sacrificado restaurador, que lo que intenta es que la experiencia de ir a sentarse a su mesa sea lo más satisfactoria posible culinariamente.

Cuando salen del restaurante y se alían con su dispositivo móvil para lucirse en sus opiniones a ninguno parece que se le ocurra montar él/ella mismo un negocio, ponerlo a funcionar y dedicarle infinidad de horas y de esfuerzo. Sólo en reflejar su experiencia televisiva generada delante del sofá.

Por todo ello, opinamos que si decidimos compartir la experiencia, debemos compartir también lo que nos ha gustado, no sólo lo negativo. Considerar a que hemos ido al restaurante, si a comer o a hacerle un plan de negocio. De esta forma, seguro que el restaurador entenderá mejor las críticas y pondrá atención en hacer las mejoras que le recomendamos y crea necesarias.

Apreciad@s lectores, vayamos al restaurante a disfrutar de la comida, de los sabores, de los amigos, del entorno,… no a dar clases de restauración.

Showing 2 comments
  • Jos
    Responder

    No estoy para nada de acuerdo. El cliente tiene todo el derecho a dar su opinión acerca de lo que ha consumido, y de cómo ha sido su experiencia. No hace falta ser “maître” para opinar, todos tenemos paladar y juicio. Los clientes no somos borregos y nunca sabes quién tienes sentado a la mesa.

    • Mediterrània Networks
      Responder

      Gracias por compartir tu opinión

Leave a Comment

facebook12033080_818577434906191_5591430963852195682_n